En la actualidad, la fachada ventilada es uno de los sistemas de construcción más habituales para la rehabilitación de fachadas en Logroño. Su nombre viene de la capa de aire que queda entre la fachada y las placas exteriores que se añaden. Esta capa de aire supone una mejora en la eficiencia energética de los edificios debido a que funciona como un aislamiento térmico, además de acústico. También permite una ventilación que evita la condensación y las humedades.

El sistema consiste en anclar una subestructura de carriles metálicos en la fachada y, sobre estos, instalar las placas que se convertirán en la nueva fachada. Estas placas pueden ser de diversos materiales: madera, cristal, metal, hormigón, piedra y cerámica. Además, presentan la ventaja de que pueden ser hechas a medida para edificios singulares.

En la rehabilitación de fachadas en Logroño, generalmente, la madera es utilizada en menor medida. En cuanto a las metálicas, lo más habitual suele ser el aluminio debido a su peso ligero y su resistencia a la corrosión. Las de cerámica son placas de una gran dureza. En el norte de la península y en los lugares donde haya humedad ambiental, a menudo se utilizan también anclajes de acero inoxidable para evitar la corrosión.

Puede darse el supuesto de que la fachada estuviera en un estado muy deteriorado o de que hubiera sido construida con un material de baja calidad. En ese caso, se realizan ensayos de extracción para verificar que el anclaje aguanta todo el peso que tendrá que soportar. De este modo, se logra anclar la estructura de manera segura.

Si quieres renovar tu fachada, además de ahorrar tu consumo energético, piensa que la fachada ventilada puede ser una opción eficiente y de larga duración. En Reformas Osla te asesoramos sobre la manera más conveniente de rehabilitar la fachada de tu edificio.